Martes, 04 de Noviembre de 2014
Su aporte al crecimiento institucional y al desarrollo del país es extraordinario.
  • policia_femenina

​A través de la historia, la Policía Nacional ha sido abanderada en la inclusión de la mujer en sus filas. Su aporte al crecimiento institucional y al desarrollo del país es extraordinario. Hoy se destaca en todas especialidades.Corrían los tiempos en los que imperaba el machismo, en los que las mujeres tenían prohibido desde asistir a teatros hasta tutear a sus semejantes. pero la policía nacional decidió abrir las puertas de la inclusión y el 26 de octubre de 1953 creó la policía femenina."La Policía femenina es un símbolo de la Patria, que basa su existencia en el patriotismo de la mujer y busca como finalidad el engrandecimiento nacional", reza en el capítulo primero de la resolución 3135 de ese año.Fueron 46 mujeres de Bogotá y 12 departamentos, entre ellas la teniente María Eugenia Rojas, la hija del entonces presidente de la República, teniente general Gustavo Rojas Pinilla, quienes abrieron la senda para que la mujer comenzara a tomarse literalmente las filas de la Policía Nacional hasta alcanzar hoy el número de 11.498 uniformadas, entre ellas la primera general de Colombia (2009) y subdirectora de la institución (2013), general Luz Marina Bustos Castañeda. La naciente Sección de Bienestar Social, creada por otra mujer, la madre María de San Luis, fue la encargada de echar a andar el faraónico proyecto. Fue así como las primeras mujeres policías se encargaron de cuidar parques infantiles y colegios, controlar la asistencia de menores de edad a espectáculos públicos, controlar la venta de revistas y libros para niños, proteger a los infantes extraviados y hasta visitar sanatorios. La avanzada femenina continuó en 1977, cuando la Escuela de Cadetes de Policía 'General Santander' abrió las puertas de la inclusión al primer curso femenino de Oficiales de Servicios, integrado por 12 profesionales de diferentes universidades. Un año más tarde se autorizó la incorporación tanto de suboficiales como agentes, cuya formación estaba en cabeza de la Escuela 'Gonzalo Jiménez de Quesada', alma máter de la suboficialidad. El primero de noviembre de 1978 ingresaron 30 mujeres suboficiales, y tres meses más tarde, 100 aspirantes a agentes. En 1981 egresó el primer curso de oficiales de vigilancia, del cual hace parte la actual subdirectora, general Luz Marina Bustos. El 25 de octubre de 1994, otra mujer, la capitán Luz Nelxy Parrado Amaya, sigue haciendo historia al convertirse en la primera piloto. Luego, en 1998, la también capitán Mireya Cordon López, cambia la historia al ser la primera mujer en asumir como edecán del presidente de la república. Hoy, también es general y es la actual Directora Nacional de Escuelas. El 24 de agosto de 2010, la mujer vuelve a marcar un hito en la policía. El alto mando dispuso incluir varias policías en el sexto contingente de apoyo a la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití. Al año siguiente ya había personal femenino integrando los escuadrones móviles antidisturbios (Esmad). Hoy, la mujer está presente en todas las especialidades, incluidas las de alto riesgo, como Gaula, Inteligencia, Antinarcóticos y Dijin. PNC